¿Puede nuestro cuerpo rechazar los implantes?